Manifiesto interior

miércoles, 2 de marzo de 2011

Hay días , incluso semanas enteras a las que no les ves fin. Entre una cosa y otra, estás hasta la madre y de plano sólo quieres huir. No es para menos: La situación general es desmotivante, vivimos en una sociedad mediocre y conformista, llena de inseguridad, de empleos mal pagados que toman la mayor parte de tu tiempo, dónde raras veces se puede realmente disfrutar de la vida sin prisas, sin presiones ni hipocresías y dónde básicamente todo se está yendo al carajo!

Hoy me pregunto por qué si es la sociedad que nosotros mismos hemos construido es que nos deprime tanto? A veces crees ser el único en una situación así, pero cuando empiezas a platicar con las personas que te rodean, son muy pocos los que realmente se sienten plenos en todos los aspectos (personal , labral, espiritual), la mayoría de las personas está triste o decepcionada, se siente incompleta, vacía, sin rumbo y con todo un mundo de dificultades a su alrededor.

Pulula la inconformidad, la frustración, y la desidia.

En la calle si sonríes, cantas o simplemente caminas feliz es el equivalente a que te lancen miradas desdeñosas que gritan "este (a) está loco(a)". Y es que se ha perdido la costumbre a ser feliz, parece algo tan lejano y tan poco común que cuando se ve y es realmente puro causa temor. ¿Y ahora tú, por qué tan feliz? , hoy sonreír es sinónimo de peligroso, quiere decir que a ti te está pasando algo bueno, raro, cuando a otros millones de personas les va del diablo.

Hoy estoy molesta y triste. Me enoja mucho vivir bajo el yugo de los que están a la cabeza con una mentalidad de la época colonial. Personas que piensan que debes vivir para trabajar y no trabajar para vivir, dónde las personas ya no encuentran espacio para su crecimiento y satisfacción personal; donde las relaciones interpersonales son cada vez más fuertes de manera virtual por que no hay tiempo para hacerlas person-to-person; donde el tiempo mínimo de traslado a casi cualquier lado es de dos horas en competencia con conductores que prefieren provocar un accidente antes que tener un gesto amable, un país dónde las personas están tan cansadas y aburridas que nada las motiva a siquiera intentar un cambio, dónde lo importante es ver quién está más jodido que tú para no sentirte tan mal, y dónde las opciones buenas y saludables son tan reducidas que te conformas con "la menos peor" .

Hacia dónde vamos México?