viernes, 13 de febrero de 2015

Ese sentimiento extraño, esa nostalgia... aquí, allá, no importa si es de noche o de día llega un sentir de haber perdido algo, ¡es claro que algo se perdió! pero ¿y luego?...  Fastidiosa incertidumbre que a veces no deja dormir; pensar - pensar - olvidar- volver a pensar y no llegar a nada, como dar vueltas en una glorieta manejando un auto a toda velocidad y amañarse para no vomitar hasta los huesos.

Dos, cinco, siete... y sigue avanzando, sin control, sin esperanza, y seguimos girando y girando en una espiral infinita de vacíos emocionales y palabras olvidadas, dichas y olvidadas...