viernes, 13 de febrero de 2015

Ese sentimiento extraño, esa nostalgia... aquí, allá, no importa si es de noche o de día llega un sentir de haber perdido algo, ¡es claro que algo se perdió! pero ¿y luego?...  Fastidiosa incertidumbre que a veces no deja dormir; pensar - pensar - olvidar- volver a pensar y no llegar a nada, como dar vueltas en una glorieta manejando un auto a toda velocidad y amañarse para no vomitar hasta los huesos.

Dos, cinco, siete... y sigue avanzando, sin control, sin esperanza, y seguimos girando y girando en una espiral infinita de vacíos emocionales y palabras olvidadas, dichas y olvidadas...


3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo encuentras salida al circulo vicioso de alta velocidad? Vomita. Total, al menos con eso te detienes.

Zuka dijo...

A veces hay que vomitar, sobretodo si se tienen putas nauseas en el alma.

Anónimo dijo...

Lo único que hay que cuidar es que con el vómito no se te vaya el alma. Que todo lo que entre tenga que salir. Lo que estaba dentro se quede ahí.