Comer Rezar Amar

lunes, 27 de septiembre de 2010

Soy una persona que cree en señales, no señales de tipo celestial, más bien de esas cosas que llegan a tu camino en el momento justo. Ayer vi "Comer Rezar Amar", una película demasiado esperada por mí, probablemente porque incluía a Julia Roberts como plato principal y eso siempre es un plus.

La amé.

Independientemente del elenco - que es bastante interesante- y de los escenarios (Italia, India y Bali), los diálogos son inteligentes, irritantes, irónicos e incluso dolorosos. Cabe mencionar que esto sólo puede ocurrir si tú alguna vez has estado en una situación similar; por ahí leí una crítica que decía que la película era bastante vacía, no concuerdo, si bien no detalla extremamente la crisis de la protagonista, creo que resume bastante bien las etapas de su proceso.

En el post pasado recomendé "Cerrando círculos" de Paulo Cohelo, en ese texto se habla mucho de cuando uno ya no cabe en algún lugar o con alguna persona, pero ¿que hay de cuando una persona o un lugar ya no caben con nosotros? Más o menos de esto trata la película, de la búsqueda de una autodefinición, y de aceptar cuando debemos movernos.

Hay un diálogo que no recuerdo textual, pero habla de cuando una persona se enamora de alguien entregando todo de sí, su tiempo , su dinero, su amor, hasta quedar tan agotado y vacio que la única forma de recuperarse es enamorandose de otro, y así sucesivamente...dejándo cosas al aire, rencores y heridas abiertas que se hacen ciclicas y repititivas hasta preferir vivir infeliz debido al miedo - o terror - que nos produce pensar en dejar lo que ya conocemos... nuestra zona de confort, y conformarse con ser infeliz pero feliz por estar en un "lugar seguro" aunque sea algo lastimoso.

Lo más importante de la película es que nos habla del equilibrio, de perderlo y recuperarlo, sin quedarnos totalmente vacios, de arriesgarnos por nosotros de la misma forma en la que lo hacemos por otros. De llenarnos y encontrarnos para poder encontrar a otros, de aceptar las pérdidas, y las desilusiones, así como entender que hay personas que están en nuestras vidas por un tiempo, para enseñarnos algo, y de como las piezas se van a acomodando de acuerdo a las energías que manejemos. Disfrutar la vida, con todo y darnos tiempo para sanar nuestras heridas, cumplir sueños y nunca desviarnos de nuestros objetivos si esto nos hace sentir perdidos.

Entender que hay personas que están ahí para acompañarnos en nuestro viaje y hay quienes sólo aparecen un breve momento, gente que ya no cabe en nuestra vida, en nuestros sueños, ni nosotros en los de ellos, que no está mal y que todo es parte de un proceso de crecimiento.

Algo que me pareció excesivamente curioso, es que en la película y en algunas críticas que leí en internet, califican a la protagonista como egoísta, por enfocarse en lo que ella desea y esforzarse por lograrlo... en serio???

Agradezco a las personas que me han acompañado en este viaje, y bienvenidas a las que están por llegar... Esto apenas empieza!!

Decisiones

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Siempre he tenido un problema con las decisiones de aspecto sentimental, astrológicamente estoy diseñada para buscar un equilibrio y evitar los conflictos, la verdad me sacan de mi elemento y eso es algo que no tolero.

Como dice Don Juan, el hombre que decide debe estar dispuesto a morir por esa decisión; en realidad creo que las cosas son muy similares a lo que pasa en Corre Lola Corre, y que un segundo de retraso o cualquier cambio mínimo hace que todo se altere de una forma impresionante que nos puede llevar a desenlaces misteriosos...

He notado que estamos bien educados en el arte de tomar decisiones pensando en todo y todos menos en lo que realmente queremos, y el hecho de lastimar o abandonar a alguien en el proceso nos genera -"salvo que seas un hijo de puta"- una incomodidad que puede retrasar decisiones por meses , años o incluso orillarnos a no tomarlas jamás.

Cuantas veces se deciden cosas de las que después decimos: para que lo hice?, o en el peor de los casos culpamos a alguien por habernos obligado a hacer o decir "x" cosa...


No cabe duda que lo más importante al hacer o dejar de hacer algo es hacerlo totalmente convencidos de que es lo que queremos, aunque al final a lo mejor no salga como lo esperamos. No hay nada más triste y mediocre que estar reclamando o recriminando a otros después , por las decisiones que nosotros tomamos y ahora no podemos afrontar.


Lo ideal sería arriesgarnos y lanzarnos al vacío, confiando en que hemos optado, por lo que es mejor para nosotros... total... life is life, no one's gonna save you.


Recomiendo : Cerrando círculos de Paulo Cohelo

Vicente nario

lunes, 13 de septiembre de 2010

Desde finales del 2009, hemos tenido un bombardeo impresionante con el tema Bicentenario, para todo aplica el termino, calcetines bicentenario, impuestos bicentenario, mentadas de madre bicentenarias y así puede seguir la lista...

Hace rato leí un tuit que decía que Celebrar el bicentenario NO era celebrar al gobierno, acompañado del Hashtag #pendejos.

Según entiendo, la celebración reside en el orgullo que nos debe causar ser mexicano...

y por ende formar parte de nuestra triste e ignorante sociedad - entiendase no como individuo, si no como parte de un todo-; ser mexicano implica también chutarse los meses de campaña política y -en el mejor de los casos- emitir un voto "bien informado; también nos concierne el pago de impuestos, a su vez decretados por el gobierno que la mayoría del pueblo eligió; de igual forma ser mexicano conlleva vivir en un pais lleno de inseguridad, de policias corruptos y oportunistas ; donde las principales cadenas de televisión están llenos de programas basura; ser mexicano es hacer un chiste de las situaciones mas tristes, irreales e inmorales para "irla llevando", total de que lloren en mi casa a que lloren en casa del vecino pues en la del vecino...

Así que bueno... tal vez el bicentenario no sea igual a celebrar al gobierno, pero desgraciadamente ese gobierno debería entrar en el orgullo de ser mexicano, y la verdad, yo no me siento orgullosa de ninguno de los dos...

Por ahí leí otro tuit en donde alguien decía que los que nos alegrabamos por el puente eramos mediocres... en un país donde las vacaciones laborales (del sector privado) promedio son de 8 días al año; donde pierdes en promedio 960 horas al año en transportarte a tu trabajo; donde los salarios son malos, los jefes incompetentes y los horarios de salida rara vez respetados, creo que es compensible que un puente sea venerado como la mejor de las noticias...

No se trata de ver todo lo que esta mal, si no de aceptar que es más lo que está mal que lo que está bien, y que por eso en realidad la celebración del bicentenario es sólo un buen pretexto para la peda y vacaciones no programadas...

P.d. sin contar la nuevas versiones re-editadas de la historia y los héroes nacionales:- onda Tv notas- bisexuales, infieles y rateros... ahora si, los heroes eran también personas de carne y hueso... #not