Nos gusta que nos traten mal...

martes, 27 de octubre de 2009

A veces voy por la calle, o en edificio donde trabajo y juego con la gente, esa gente que parece que le gusta que la traten mal, por ejemplo: les sonrío sin razón, los saludo con un "buenos días" (buenas tardes, según la ocasión) y suelen ocurrir dos tipos de reacciones:

La primera es la cara de sorpresa como si nadie en su vida les hubiera saludado, la devolución del saludo con timidez, casi con miedo...

La segunda: el total y completo ignore de mi saludo, y en el mejor de los casos una mirada de desprecio o asco que se yo.

En el transporte público, casi siempre nos quejamos de los microbuseros desatentos, cafres, pendejos, sin educación etc etc... me he topado con varios (creo que afortunadamente van en aumento) de estos señores conocidos como "ruleteros" que son bastante amables, desde darte la bienvenida a su transporte hasta despedirte cuando bajas, en la mejor de las formas... Desafortunadamente muchas veces los groseros, desatentos y pendejos son los pasajeros, que ni por casualidad devuelven el saludo.

En este mismo trato hostil e indiferente se da entre los pasajeros, que tampoco le devuelven el saludo a otros que suban, ¡pinche gente! digo yo...

¿Por que preferimos que la gente sea hostil o simplemente indiferente?
Socialmente estamos acostumbrados a ser indiferentes a todos aquellos que no sean nuestros conocidos / amigos/ familiares. El problema con esa indiferencia es que a veces se convierte en grosería , no limitandose únicamente a la falta de empatía verbal, si no a las conocidas jetas o miradas de "odio". Por eso cuando alguien sale de ese común denominador nos desestabiliza, nos "saca de onda", y a veces hasta nos confunde.

No estamos educados para dar un poco de nosotros a los que no pertenecen a nuestro circulo, y menos si eso se refiere a un "esfuerzo" adicional como artícular una palabra amable a un desconocido. Tal vez viene del hecho de que casi siempre cuando alguien es amable con uno es por que "algo quiere", sobre todo cuando es alguien que acabas de conocer, o por que seguramente "es un hipócrita".

Pero esto lo vemos en otras cosas, por ejemplo en un restaurante o bar, aunque ya se va quitando esta costumbre, todavía hay quienes "matan al mesero" es decir, que no dejan propina. Alguna vez realice esta labor y se que es una friega sobre todo cuando estas atendiendo a una mesa por horas y se van sin siquiera darte las gracias por tu servicio, pero también me ha tocado ver esos meseros que hasta jetan hacen cuando una mesa que no consumio mucho les deja un propina modica. Digo para el caso mejor no les hubieran dejado nada, de todos modos la jeta iba gratis...

En la calle, el metro y cualquier lugar donde el típico imprudente se para a la mitad del paso y uno trata de pasar con el clásico "Con permiso", de plano ni se mueven y uno tiene que empujar al imprudente o se quitan gesticulando. Insisto, parece que mientras mas amable o considerado es uno peor le va...

En las vialidades, las direccionales se supone que tienen un uso que ayudaría a evitar bastante choques medio tarados, pero que pasa en realidad? Pones tu direcciones y acto seguido todos aceleran para no dejarte pasar, no queda más que aventar el auto para la siguiente...

En fin,
¿Sería mejor una sociedad empatica con un trato amable? No lo se, pero la verdad es que me gustaría verlo.

Un saludo a todos mis amigos, que en realidad son bastante educados jajaja.


3 comentarios:

[abriL g karera] dijo...

cierto, es una psicosis yo digo, según ya no se confía en nadie... qué mal, al menos tengo la conciencia tranquila de que nunca dejaré de saludar, sonreír y ayudar aunque no lo agradezcan, ya es parte de uno...

saludos!

Odhyl Louvre dijo...

Es del todo cierto... muchas veces, por ejemplo, cuando alguien sube o baja de la combi no saluda y cuando saludan nadie le responde. Yo si lo hago y dedico un sonriente gracias a la gentil persona que abre la puerta para ahorrarme el quedarme inclinada a la mitad del paso tratando de hacerlo yo misma para poder descender.

Pero también es cierto que hay mucha paranoia (nah! =p) porque, admitamoslo, vivimos una de las ciudades más peligrosas del mundo y los tiempos no son están para imprudencias ^^ No falta el listo que se quiere aprovechar de cualquier cosa.

La verdad es que no me considero una persona grosera pero tampoco voy por la vida o el transporte público sonriendole a todo el mundo y menos platicando con extraños. Mi mami decía "nunca hables cond esconocidos" y más de una evz me ha pasado que tienes un gesto mable y de inmediato aprovechan para hacerte platica y lueog te empiezan a hacer preguntas indiscretas, seguidas de la clara intención de pegarsete ¡si hay de todo!.

Pero bueno... sí, un poco de amabilidad no estaría mal.

Ragazziano dijo...

Me recordaste el incidente de la chica y sus videos porno, vaya usté a saber...
Cosas de estos tiempos, cosas citadinas, cada quien jalando pa' su lado, valiéndole un soberano firfündraizen la vida del otro, por eso ya no nos fumamos, y cuando lo intentamos, a sacar el machete, la 30-30, la tartamuda, la plancha, la cacerola, en sentido figurado o no, nos esponjamos como Misifus.
Mi cuate Monterroso era un sabio, nos encueró a través de sus fábulas, así nos comportamos, seguimos los mismos códigos salvajes, welcome to the jungle!
Sin embargo, la vida puede que valga todo, por una mirada, por tu saludo, por tu palabra ...por tu amistad.
Venga!, que para eso y más flaquezas estamos diseñados.
Saludazzos.