sábado, 26 de diciembre de 2015

Te libero de mi loco afán de protegerte 
y defenderte ante todos,
de mis excesivos mimos dulces que te asfixiaban...
Te libero de mi tonto interés de saber 
cada día mas de ti;
de los saludos de buenos días
de los abrazos vespertinos
y de los besos de buenas noches...
de mis oraciones bendiciéndote
y de mis sueños abrazada y aferrada a ti. 
Te libero... de mi absurda manía de tocarte,
de decirte te amo en cada instante
tanto... que desgaste la frase.
Te dejo libre de mi costumbre de preguntar
¿cómo estas? ¿qué te hace falta? ¿qué necesitas?
libre de mis inseguridades que me hacían complacerte,
libre de mis miedos
y de mis pequeñas dudas que te hacían rabiar...
Estás libre por fin... de mis bromas tontas,
de mi risa escandalosamente sonora a todas horas;
libre de mi mirada que absorta te contemplaba.
Te libero de mis silencios...
esos,cuando tus pupilas se clavaban en mi 
y me dejabas sin palabras...
libre de mis lágrimas infantiles cuando 
tu indiferencia me hería
y de mis palabras "rebuscadas" para hablar 
de nuestras fallas...
Te dejo libre de mi...
de mis ratos de mal humor, de mi simpleza, 
de mis días grises de melancolía...
libre al fin, de mi gran amor por ti.
Te libero... porque al liberarte a ti 
me libero también yo
de la dolorosa necesidad de necesitarte, 
de esta locura de ignorar a la razón, 
de este inmenso cariño que me tenía
voluntariamente presa a ti...
con mis alas amarradas a tus pies. 
Autora: Vicky Arizpe B. (Sayuri)


0 comentarios: