Extrañando en la oscuridad

miércoles, 9 de mayo de 2012

Llorar.
No siempre se consigue, y aunque a casi nadiee gusta, he de admitir que a momentos es necesario, por no decir urgente.
No sé definir que es lo que me carcome las entrañas desde hace tres noches.
Ira, tristeza, culpa o simple nostalgia.
Te extraño.
De forma absurda, en momentos inoportunos; te extraño como se extraña al agua o al aire cuando hay repentina falta de los mismos, cuando te das cuenta de lo vitales que son y de lo poco que los  consideras por ser una constante.
Tal vez es solo este sentimiento estúpido,este pensar idiota, esta creencia dolorosa de no haber hecho lo suficiente.

1 comentarios:

Luz dijo...

Pensar que no hicimos lo suficiente, que todavía debe haber algo... I've been soooo there -still there-, y creo definitivamente que es uno de los sentimientos más dañinos y adictivos... Y cómo madrea. Si encuentras la manera de sacudírtelo me la comunicas de inmediato y por lo pronto te invito unas chelas